(+503) 2229-5874 / 7225-6585

“Una madre es capaz de dar todo sin recibir nada. De querer con todo su corazón sin esperar nada a cambio”. – Anónimo

Desde el momento en que descubrimos que hay una pequeña vida que nace dentro de nuestro cuerpo, da inicio el vínculo más fuerte que existe con una persona; nos involucramos de tal manera que el sentido de amor y protección se desarrolla en cada etapa de la crianza de nuestros hijos.

Como resultado del vínculo de amor y protección desarrollado, procuramos siempre dar lo mejor a nuestros hijos/as, compartiendo nuestro tiempo, alimentándoles, educándoles y guiándoles a lo largo de toda su vida, con un amor incondicional.

Al dar lo mejor de nosotros mismos y educarlos, no podemos evitar cuestionarnos si la forma en que los educamos es la más apropiada, o si hay una mejor forma de hacerlo.

A continuación, presentamos los tres tipos de madres más comunes que existen en el estilo de crianza.  ¿CON CUAL SE IDENTIFICA?

 

Tipos de madres

 

 

·         Madre que guía

 

“No es mi deber como madre darte lo que pides, sino mostrarte qué es lo que necesitas y ayudarte a conseguir esas cosas por ti mismo.”.- Anónimo

Es aquella capaz de dar consejos en base a su experiencia, lo que ha vivido o visto a lo largo de su vida; comparte sus conocimientos y hace lo posible por brindar todas las alternativas posibles para que sus hijos sientan la libertad de elegir lo que es más conveniente.

 

Características:

Es fácil ser considerada Amiga y cómplice.

Tiene la capacidad de estimular y ayudar a sus hijos a vencer las dificultades.

Aceptan a sus hijos como son, respetan sus intereses, habilidades y limitaciones.

 

·         Madre que promueve

 

“Tu madre siempre será tu apoyo. Siempre confiará en ti y te animará a perseguir tus pasiones”.- Mandy Moore.

Considera a sus hijos como personas independientes, capaces de salir adelante ante cualquier circunstancia, los impulsa a buscar las soluciones por sí mismos manteniendo distancia, pero están pendientes.

 

Características:

Tratan de explotar al máximo las virtudes de sus hijos.

Incentivan la imaginación y creatividad de sus hijos, a través de historias, moralejas y cuentos.

Hacen lo posible porque sus hijos quieran hacer de cada experiencia una aventura.

 

·         Madre que cuida

 

“Cuando eres una madre, nunca estas sola en tus pensamientos. Una madre siempre piensa dos veces, una por sí misma y otra por su niño”.- Sophia Loren.

La necesidad de protección es su principal motivación, tratan de evitar a toda costa que algo malo les suceda a sus hijos, limitan cada acción que consideran puede causarles daño a corto y largo plazo.

 

Características:

Tienden a controlar todo para asegurarse que sus hijos estarán bien.

Quieren saber en todo momento lo que sus hijos quieren o están pensando.

Buscan influir en las actividades que sus hijos realizan y los amigos que tienen.

No conceden a menudo permisos que hacen salir a sus hijos de casa.

 

 

 

Entonces… ¿Cómo se cuál es la forma más apropiada de criar a mis hijos?

 

Como hemos mencionado anteriormente, toda madre desarrolla una conducta especial hacia sus hijos, la cual podría ser influenciada en gran medida por el estilo de crianza que ellas mismas han recibido, ya sea para mejorar el trato y/o utilizar nuevos métodos.

La clave está en ser los tres tipos de madres, tomando en cuenta fundamentalmente la situación que se esté viviendo en el momento; es decir, ser capaz de comunicarse con sus hijos de tal forma que exista una confianza mutua, respeto y sobre todo un amor incondicional.

 

 

Buenas prácticas de Madres excepcionales

 

  • Soy amiga de mis hijos y mantengo mi rol como madre.
  • Quiero lo mejor para mis hijos, les exijo y sobre todo les ayudo.
  • Soy la más afectuosa con mis hijos y también pongo límites.
  • Celebro cada logro de mis hijos y cuando fracasan aprendemos de ello para hacer las cosas de forma distinta.
  • Doy a mis hijos el espacio que necesitan, confío en ellos y sus capacidades.
  • Soy consciente que no puedo evitar totalmente el sufrimiento de mis hijos, pero cuando es así estoy ahí para ellos.

 

«Sí podemos estar ahí para ellos, interesándonos genuinamente por lo que les pasa, escucharlos y ayudarlos a identificar y tolerar sus emociones».

 

Clínica Psicológica SIP

¡Cambiando mentes, transformando vidas!

Obténga una sesión gratis por Skype

¿Tiene algún problema en que podamos ayudarle? Deje su nombre y correo para tener una sesión de 30 min gratuita con nuestro equipo.

¡Perfecto! Nos comunicaremos contigo a tu correo para coordinar nuestra sesión.