(+503) 2229-5874 / 7225-6585

Todos en algún momento de nuestras vidas hemos experimentado estrés en diferentes ámbitos, social, familiar, escolar, laboral, entre otros; muchos en niveles superiores que otros.  

El estrés, es considerado como una carga emocional percibida por las personas a través de manifestaciones físicas y emocionales; así como también, cambios culturales, sociales, laborales y sobre todo cambios personales a los que estamos expuestos todos los seres humanos.

Cuando el estrés es constante o es percibido durante largos períodos de tiempo, es cuando afecta directamente nuestro organismo.

Tipos de estrés

Existen diferentes tipos de estrés que han sido catalogados en base al efecto que tienen sobre nosotros, así como también el período de duración del mismo.

A continuación, presentamos algunos de los principales tipos de estrés.

  • Estrés agudo: Es el más común en su tipo, su característica principal es que proviene de exigencias que nosotros mismos nos hemos puesto ya sea del pasado o futuro cercano, de igual manera, este tipo de estrés posee una corta duración, evitando secuelas; sin embargo, cuando es demasiado tiende a ser muy agotador.

  • Estrés episódico: Las personas que lo padecen suelen estar preocupados constantemente sobre acciones futuras, tienden a asumir muchas responsabilidades, carecen de organización en sus vidas, provocando caos o crisis constantes; son generalmente hostiles o irritables, suelen estar agitados y tensos. Este estilo de vida generalmente está arraigado a su forma de ser y no consideran que sea inapropiado, por el contrario, culpan a otras personas o hechos externos de sus males, son resistentes al cambio.

  • Estrés crónico: Su característica principal es que permanece por un largo período de tiempo, se mantiene alerta incluso cuando no existe una situación de peligro o amenaza, en ocasiones puede presentarse por traumas vividos en la niñez. La persona que lo padece presenta un desgaste mental y físico dejando secuelas en la salud. No suele ver la salida

¿Cómo se manifiesta el estrés?

El estrés puede manifestarse en diferentes formas para cada persona, como respuesta natural ante una presión constante, o ante la exigencia de un rendimiento superior al comúnmente realizado.

  • Manifestaciones Físicas: Dolor de cabeza, gastritis, colitis, tensión muscular, dolores de cuello o espalda, alta presión arterial, opresión en el pecho, insuficiencia cardíaca, mandíbulas tensionadas, cansancio elevado, cambios en la alimentación provocando deseos exagerados de comer o por el contrario la falta de apetito, malestar estomacal, sudoración constante, problemas respiratorios, falta de energía o concentración, cansancio, cambios en el deseo sexual, entre otros.

  • Manifestaciones Emocionales: Ansiedad, cambios de humor drásticos, enojo, agitación, preocupación, tristeza, desconfianza, omisión de información, frustración, desmotivación, irritabilidad, baja autoestima, insatisfacción, entre otros.

  • Manifestaciones Conductuales: Desarrollo de adicciones, consumo de drogas o alcohol, falta o incremento de apetito, falta o incremento de sueño, retraimiento social, agresividad, hiperactividad, entre otros.

 

Formas de reducir el estrés

  • Actividad física constante.
  • Evitar malos hábitos, discusiones, ambientes tóxicos, entre otros.
  • Mantener un buen sentido del humor.  
  • Mejorar nuestra alimentación y descanso.
  • Realizar ejercicios de relajación.
  • Salir de la rutina, visitar lugares agradables.
  • Socializar con amigos y familiares.
  • Evitar andar apresurado o con urgencias constantes.
  • Anticipar la ejecución de proyectos de su fecha límite.
  • Evitar quejarse constantemente.
  • Aceptar cuando algo no este saliendo bien y actuar para modificarlo.

Obténga una sesión gratis por Skype

¿Tiene algún problema en que podamos ayudarle? Deje su nombre y correo para tener una sesión de 30 min gratuita con nuestro equipo.

¡Perfecto! Nos comunicaremos contigo a tu correo para coordinar nuestra sesión.