(+503) 2229-5874 / 7225-6585

Los niños y adolescentes necesitan su tiempo y espacio, al igual que los adultos.

 

Los niños tienen que jugar más con herramientas y juegos, dibujar y construir; tienen que sentir más emociones y no tantas preocupaciones por problemas de su tiempo. – William Penn.

 

¿A que nos referimos con esto?

Muchas veces pensamos que solo los adultos necesitamos tiempo a solas, tiempo para descansar, meditar, tomar un baño tranquilamente, pensar que haremos al siguiente día, etc. Sin embargo, los niños y jóvenes también necesitan espacio para conocerse, para pensar, para realizar diferentes actividades que les permitan expandir sus conocimientos, que les ayuden a crecer y a moldear su personalidad.

Generalmente como padres, estamos al pendiente de cada cosa que hacen nuestros hijos y tratamos de presionarlos para que siempre actúen en base a lo que nosotros consideramos “es lo correcto”; es normal que como padres ejerzamos presión sobre las actividades a realizar de acuerdo a su edad, pero muchas veces esto hace que nuestros hijos se limiten a abrir su mente a nuevas ideas, ya que “Tienen que hacer lo que yo les digo”, recordemos que el ser padres no se trata únicamente proteger o sobreproteger, de controlar cada movimiento que hacen u obligarlos a hacer las cosas; sino más bien, se trata de asesorarles, apoyarles, corregirles y estar ahí en el momento que lo necesitan.

Sabemos que, hay etapas dentro del desarrollo humano que son cruciales para la formación de nuestra personalidad; generalmente, la adolescencia se considera una de las etapas más difíciles, ya que involucra mucho la toma de decisiones, el manejo de la conducta, la identificación de quienes somos en realidad; por tanto, en nuestro papel de padres, es importante hacerles ver que estamos ahí para apoyarles y además de ello, recordarles que tienen obligaciones. ¡Podemos ser sus mejores amigos y también sus padres!

Así mismo, es importante reconocer que ellos también pueden valerse por sí mismos, es decir no podemos estar todo el tiempo monitoreando (evaluando) cada decisión que toman durante el día, ya que esto los hace estar faltos de carácter a la hora de decidir por ellos mismos que harán el resto del día, o el resto de sus vidas.

 

¿Cómo encontrar la manera de darles espacio?

 

  • Es bueno adecuar algún sector de la casa donde podamos preparar su zona de “trabajo/estudio”, en donde nuestro hijo/a logre identificar “su espacio”, esto le motivará a personalizarlo, utilizará sus herramientas y le preparará en el inicio de su independencia, unos minutos alejados de sus padres, enfocados en realizar diferentes actividades “creadas por ellos”, permitiéndoles desarrollar su motricidad e intelecto.
  • Si hay uno o más hermanos, es importante adecuar horarios para la utilización del espacio destinado para ellos, esto les permitirá además inculcar valores de respeto, comprensión y amor; fomentando la idea de compartir.
  • Es importante tener espacios de recreación en donde puedan jugar como ellos gusten, construir, pensar sin sentirse juzgados u observados.

A medida que nuestros hijos tengan espacios apropiados para su desarrollo y el tiempo necesario para realizar sus actividades, esto hará que, al momento de compartir con nosotros u otras personas, valoren más esa compañía; sabrán que hay momentos en donde se está con los padres y momentos en donde pueden estar solos, sin sentir temor de alejarse; esto fomentará el sentimiento de seguridad y confiaran en ellos mismos.

 

 

Beneficios de dar espacio a nuestros hijos

 

  • El niño puede comenzar a tomar decisiones en base a lo que cree que estará bien y que no; cuando no se sienta completamente seguro acudirá a sus padres para terminar lo que ha iniciado.
  • Al tener su espacio asignado, su área de trabajo y juegos; podrá utilizar su tiempo para inventar nuevas cosas, desarrollará su intelecto y le estará dando a usted como madre o padre un tiempo a solas también donde ambos pueden realizar sus actividades con mayor libertad.
  • En los jóvenes existe una etapa de cambios muy marcados, conocida como adolescencia, entre los 12 a 18 años; edades donde generalmente necesitan estar solos.
  • Por otra parte, es recomendable que volvamos esa necesidad del adolescente de “estar solos” en un momento productivo, creándole espacio “rincón de inventos”, donde pueda realizar actividades lúdicas, tener libros al alcance de su interés, entre otros; espacio que se encuentre en su propia habitación.

 

Materiales que se pueden utilizar para que nuestros hijos tengan tiempo a solas y a la vez sea productivo.

  • Tienda de campaña.
  • Casa elaborada con mantas o cojines (tiempo para practicar la astucia y motricidad).
  • Libros llamativos para niños y adolescentes.

 

Muchas de las cosas que nosotros necesitamos pueden esperar, los niños no pueden, ahora es el momento, sus huesos están en formación, su sangre también lo está y sus sentidos se están desarrollando, a él nosotros no podemos contestarle mañana, su nombre es hoy. – Gabriela Mistral.

Obténga una sesión gratis por Skype

¿Tiene algún problema en que podamos ayudarle? Deje su nombre y correo para tener una sesión de 30 min gratuita con nuestro equipo.

¡Perfecto! Nos comunicaremos contigo a tu correo para coordinar nuestra sesión.